Delirios de la Belleza Ficticia

“Y sin embargo, misterio y manifestaciones, brotan todos de una misma fuente. A esa fuente se le llama oscuridad.” Lao Tzu

La Noche

Solo las lápidas
Sienten el frió
De los alientos desnudos
Desilusionados, descoloridos
De los cipreses recién nacidos
Que se nutren del festín
De sus gusanos

Nacimiento

Al nacer el nuevo día
Me regaló mi cadáver

Al crepúsculo
Un gusano

Con su paso
Una caricia

Un placer mundano

¿Cuan solo se sentiría el inocente pequeñuelo?

Con la luna
Toda oscura
Broto de mi carne
Su hermano

Y jugaron
Por un rato
Pintando en mi cuerpo
Sus trazos

Resignación

Me siento cómodamente sobre las brasas del hastío
Lo he tenido mil veces bajo las muñecas
Acariciándome las venas como una dulce niña amarilla

Los dedos me tiemblan al escuchar los ruidos de mi pecho
La maldita prueba de que aún no he llegado al festín
En que compartiré mis huesos con los perros
De mis ancestros

Abro los ojos para que la luz rompa la cubierta
Que herede de los lagartos para regalarla
A los hijos de los muertos

Necesidad

Las hijas de la gracia
Danzan frente mis ojos
¡Cómo se ríen de mis lamentos!
¡Cómo se mofan de mis enojos!

Grito fuerte… ¡La he perdido!
Con la garganta ahogada de sal
Que baja lento… ¿reloj de arena?
A mi estómago retorcido

La veo sin poder tocarla
Desde este sereno vuelo
Aquí todo tan esta claro,
Mis pies casi tocan el suelo

Lamento ya no tenerla
Desde este armario
Del que cuelga mi cuerpo
Como la cruz de un rosario

Entierro (primera versión)

La dama no puede llorar
No tiene ojos
Solo gusanos

El sepulturero se frota la frente
No tiene sudor
Solo sangre seca

La flor no sonríe al cortejo
No tiene fragancia
Solo hojas marchitas

El viejo quiere dormir
No tiene vigor
Solo las piernas podridas

Los niños no comprenden
No lamentan
Solo ahuyentan los perros

Del foso surge un grito
No hay respuestas
Solo mudos lamentos

Un viento revuelve antiguas cabelleras…

Secuencias

No llores mas
Niña giganta
Que te vas a desangrar

No sudes más
Joven cadáver
Que te vas a resfriar

No pienses más
Viejo filosofo
Que la muerte llegará

No sueñes mas
Tonto mendigo
Que la noche acabará

Sensaciones
1
solos yo
y la lluvia
nos abrazamos
y al cielo
alegramos

2
un niñito
besa el sol
no se queman
sus heridas

3
la gaviota
se disfruta
el aroma
de la sal

4
¿y los niños
donde juegan
si los hecho
de mis penas?

5
a las doce
de la noche
moriré
otra vez

6
esas piedras
tan ruidosas
ahora cantan
alabanzas

7
¿dónde fueron
los insectos
de mis pies?

8
la tinta es
la sangre del cielo

Lo Espontáneo

Un choque de luz contra los ojos de un mono
Una pequeña herida que sangra
Una caída
Una gota que cae del cielo
Un delicado fantasma que llora
Un infante que al final no nace
Un grito
Un cocodrilo que se lanza al ataque
Un aullido que suena en la distancia
Un insecto zumbándome al oído
Una ocurrencia
Unos salvajes que se comen a su padre
Un dios que nace de un padre muerto
Un recuerdo de una vieja lectura
Un sueño placentero
Un descubrimiento
Una carcajada
Yo…

Apoteosis

Una niñita
Que odia el calor
Golpea su cola
Contra sus senos
Luego se eleva
Hacia la luna

Para alejarse
de sus desvelos
y sus delirios

Un infante se aferra a sus cabellos

El Perro verde
A Diógenes

Nací hace mucho
Llegué como musgo aferrado a las piedras
Corrí, cojeé, amé sin pensarlo
Marqué mi territorio entre mis semejantes

Odié sus pálidas pieles de mármol
Exentas de llagas y de noches

Compartí mordidas
Desdeñé sus estatuas

Defequé sobre sus ostentosas cárceles

Fui libre
Nadie hizo bastones de mis patas de palo

Preferí el brillo cálido del sol
Antes que el vano lustre de sus metales

Muchos quisieron ser yo, pero temieron
No osaron alfiletear los ojos que los circundaban

Ninguno quiso libar mi sudor
Pero todos tragaron el vómito de mi alma

-Aún así no reconocieron su parentesco con la hierba-

Con honor me llamé perro entre ellos
Porque no acompañaba su tonta búsqueda
De cosas que no son ninguna cosa
Ni de cosas que son todas las cosas

Pero nunca supieron que su error
Fue no reconocer el amor de las vacas
Que se ofrecían como mártires a sus dioses morbosos

Me convertí en un partero desquiciado
Para ayudarlos a abortar sus vanidades
Y me senté en un trono de tierra y gusanos
Para hundirme en él y entregarles mi cuerpo
Así lo grabaron por unas horas
En las crónicas de sus mascotas

Pero existiré siempre
Mi cuerpo de hojas unidas con sangre
Vivirá en la memoria de la luz eterna

Aún después del día en que todo muera
Y solo quede un recuerdo distorsionando la Nada

2 comentarios en “Delirios de la Belleza Ficticia”

  1. nsg Says:

    Necesidad?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s