9-23

¡Milicianos en la retaguardia! ¡Demasiados para ser solo pepinianos! Pedro Suárez grita que nos mantengamos en guardia, pero separados. ¡Juan Román dice a voz en cuello que los de Ponce tienen un cañón! El poco hombre de Pancho me pide que ize la blanca, pero yo cargo la monoestrellada y aquí muero sin pena. Sé perfectamente que sin las armas que esperábamos del Doctor no ganaremos. La reina nos declarará malos españoles, pero moriremos puertorriqueños, hombres libres.

Explore posts in the same categories: Literatura y Fantasías, Política y otras manías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: