El valor de lo obligado

Saludos a los pocos que leeran esto, oficialmente vuelvo a escribir después de un receso de verano.

Lo que me motivó a escribir esto es que me preocupa haberme enterado de que se le exigirá a los estudiantes del sistema público de Puerto Rico completar cierta cantidad de horas de servicio a la comunidad como requisito para poder graduarse. En este punto puede que alguno piense que soy tremendo criticón y que como puede haber algo de malo en que los jóvenes presten servicio comunitario. Definitivamente el servicio comunitario es un bien tanto para el que lo hace como para quien lo recibe.

Ahora bien, al presentársele este asunto como obligación a los jóvenes,muchos de los cuales sé por experiencia que no traen un buen bagaje de valores desde sus hogares, puede que lo que se esté haciendo sea sellar su percepción del servicio voluntario en los aspectos negativos. Al obligar a alguien a realizar una tarea tan valiosa y significativa como el servicio al prójimo no se le motiva a que lo haga desde su corazón, o por iniciativa propia, por lo que no se le estan dando las herramientas para ser un mejor ser humano.

Quién sabe si más bien se le está llevando al estudiante a hastiarse del trabajo que tendrá que hacer fuera del horario regular de clases y que posiblemente verá como una privación para realizar las actividades que ha aprendido a disfrutar. ¿Y en quién vamos a confiar para enseñarles lo contrario? ¿Motivará a los potenciales desertores esta nueva propuesta para aumentar la cantidad de horas de trabajo que requiere terminar la escuela pública?

Nuestra sociedad debe aprender que nada sustituye la educación. Propongo que nuestros funcionarios se concentren menos en aumentar la cantidad de leyes y obligaciones que tanto potencial tienen para convertirse en letra muerta. A lo mejor el enfoque correcto sea verdadera educación, esa que enseña el valor del conocimiento y las acciones, no solo las requiere o las inclulca bancariamente (¿Número de horas de servicio requerido = permiso para graduarse?).

Ya lo dijo el filósofo griego Arcicelao: “allí donde encuentres la mayor cantidad de leyes es precisamente donde encontrarás más injusticia.” Saludos a la policía de Puerto Rico. Suerte en sus talleres de manejo de la ira.

Explore posts in the same categories: Pensar al Revés, Política y otras manías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: