¿Codificar la fe?

shameful.jpg

Gene Robinson: primer obispo protestante abiertamente homosexual

 

El arzobispo de San Juan se ha unido a Jorge Raschke como protestante. Al menos en la insistencia de protestar en contra las nuevas consideraciones a las llamadas “uniones de hecho”, propuestas en la reforma del código civil. Frente al Capitolio se ha reunido toda una colección de denominaciones religiosas, todas cristianas, para hacerle la inquisición a nuestro país. A la hora de protestar se olvidan de cierto renglón de la constitución dice que habrá separación entre Iglesia y Estado. Su repertorio de sentencias pretende principalmente recordarnos la facilidad con la que se puede ofender al Creador, que ya en el pasado destruyó dos ciudades atestadas de gays: Sodoma y Gomorra.

Se les hace muy fácil a estas damas y caballeros movilizarse en masa para atacar las libertades ajenas, amparándose en las que se les ha concedido a ellos. De seguro se sienten muy conformes de poder elegir la religión que deseen y de que la ley estipule que no puede discriminarse contra ellos por sus creencias. Les gustan mucho las libertades que han obtenido pero se les hace imposible reconocer las ajenas.

Según estos devotos, la adopción de ciertas disposiciones del nuevo código civil amenaza la configuración tradicional de la familia puertorriqueña, que está de acuerdo con el orden natural de las cosas. Un segundo “argumento” propone que éste código civil pretende implantarse sin tomar en cuenta la opinión de la mayoría de los ciudadanos, que apoyan la configuración tradicional del núcleo familiar como la única aceptable.

Ambos argumentos son erróneos. En primer lugar, el que unos niños vivan bajo la custodia de sus padres biológicos heterosexuales no garantiza nada sobre su bienestar, como los múltiples casos de maltrato infantil atestiguan. Es en los núcleos de esas familias tradicionales donde se da el maltrato y la incomprensión. Son los machos, no las locas, los que asesinan a sus mujeres y golpean a sus hijos.

Para empezar, no hay forma de probar que la orientación sexual tenga algo que ver con la calidad de la educación que un padre o una madre puede dar a sus hijos. Puedo añadir que en mi opinión, un hogar con un progenitor homosexual, que sabe por experiencia propia lo que es ser discriminado, tendrá automáticamente un ambiente de mayor tolerancia y libertad. En cuanto a las uniones de hecho heterosexuales, puedo contar sobre mi profesora Margarita Mergal, periodista de El Vocero, quien no repara en referir sus “treinta años de feliz concubinato”.

El segundo argumento es aún más descabellado. Hay que recordarles a las señoras y señores de esta confederación inquisitorial que una cosa son las elecciones, donde la mayoría escoge a sus políticos preferidos, y otra muy diferente es el código civil de un gobierno democrático, cuya responsabilidad es garantizar el trato justo e igualitario a todos, sí, todos los ciudadanos, aún de los que no votan y de los que están por nacer. Esto no se trata de lo que piense un sector de la población en cuanto a otro. Se trata de asegurar un ambiente de justicia social donde se mida a todos con la vara correspondiente, pues usar todo el tiempo la misma no resulta lo más correcto.

No es que el bendito código sea perfecto, sólo Dios lo es. Aquellos que crean que la Biblia es su palabra pueden estar seguros que la ley les garantiza su libertad de seguir la que prefieran de las múltiples interpretaciones que se le dan. Pero quiero pedirles en nombre del Señor que dejen tranquilos a sus compatriotas, que ellos también tienen derecho a que el país en que nacieron y al que le pagan contribuciones les garantice un trato justo.

Explore posts in the same categories: Lo "Serio", Política y otras manías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: