El Poder del No Hacer

 

La mayoría de las realidades que nos rodea nos superan. El árbol imponente,
el cielo
maravilloso y el sida de África escapan todos de nuestro control. Su magnitud, seriedad o significados nos recuerdan que si bien puede que el potencial de nuestra mente sea infinito, el alcance de nuestras capacidades humanas solo puede superarse con mucho esfuerzo, si acaso. A veces, como decía Lao Tzu, el mítico maestro oriental, quedarse quieto puede ser la desición más correcta. En muchos casos la mejor forma de vencer a un problema es dejarlo pasar. Los legionarios romanos derrotaron a los elefantes cartagineses sencillamente abriendo sus filas para que las bestias pasaran de largo y atacando por detrás. La vía del Wu Wei o el no hacer, no es la vida estática del hastiado,
sino la existencia del que aprende sus limitaciones y actua sólo cuando sus actos van
a causar
el bien. El que sigue el Tao, el camino que subyace a toda existencia, sólo actúa
cuando percibe que sus actos son parte de ese camino y no intentos desesperados
de forzar
lo inevitable. Al menos esta es mi interpretacion personal de las esnseñanzas de
esta escuela.
Aquí les dejo una muestra del Tao Te Ching, el libro que publicó esta filosofía.
Empiecen por el último.
Tao Te Ching
Lao Tzu

1
El tao que puede hablarse
No es el Tao eterno.
El hombre que puede nombrarse
No es el hombre eterno.

Lo eternamente real es innombrable.
El nombre es el origen
De todas las cosas particulares.

Libre de deseo, comprendes el misterio.
Atrapado en el deseo, sólo ves sus manifestaciones.

Y, sin embargo, misterio y manifestaciones
Brotan todos de la misma fuente.
A esta fuente se le llama oscuridad.

Oscuridad de oscuridades;
He aquí la puerta de toda comprensión.

2
Cuando contemplamos algo y lo vemos bello,
Algo, en cambio, resulta feo.
Cuando contemplamos algo y lo vemos bueno,
Algo, en cambio, resulta malo.

El ser y el no-ser se crean mutuamente.
Lo difícil y lo fácil se apoyan mutuamente.
Lo largo y lo corto se definen mutuamente.
Lo alto y lo bajo dependen mutuamente.

Por ello, el Maestro
Actúa sin hacer
Y enseña sin decir.
Las cosas surgen y él deja que vengan;
Las cosas desaparecen y él deja que partan.
El Maestro tiene, pero no posee;
Actúa, mas no espera nada.
Cuando su obra termina, la olvida;
Por eso es imperecedera.

3
Si sobrestimas los grandes personajes
La gente se torna incapaz.
Si sobrevaloras las posesiones
La gente comienza a robar.

El maestro guía
Vaciando las mentes de las gentes
Y llenando sus corazones;
Debilitando sus ambiciones
Y fortaleciendo su resolución.
Ayuda a la gente a desprenderse
De cuanto saben y cuanto desean,
Creando confusión
En aquellos que creen saber.

Practica el no-hacer
Y todo ocupará su propio lugar.

4
El Tao es como un pozo de agua
Que nunca se extingue por más que se emplee.
Es como un vacío eterno
Pleno de infinitas posibilidades.

Permanece oculto, pero está siempre presente.
No sé quien le dio nacimiento.
Es más anciano que Dios.

5
El Tao no toma partido;
Da nacimiento tanto al bien como al mal.
El maestro no toma partido;
Da la bienvenida tanto a santos como a pecadores.

El Tao es como un fuelle:
Está vacío y, sin embargo, es infinitamente capaz.
Cuanto más lo usas, más produce;
Cuanto más hablas de él, menos lo comprendes.

Mantente en el centro.

6
Al Tao se le llama la Gran Madre.
Vacío, pero inagotable,
Da nacimiento a infinidad de mundos.

Se halla siempre presente en tu interior.
Puedes usarlo del modo que quieras.

7
El Tao es infinito y eterno.
¿Por qué es eterno?
Nunca nació,
Así que no puede morir.
¿Por qué es infinito?
No tiene deseos para sí,
Así que está presente en todos los seres.

El maestro se queda detrás,
Por eso está delante.
Está desapegado de todo,
Por eso es uno con todo.
Porque se ha desprendido de sí,
Su plenitud es perfecta.

8
La bondad suprema es como el agua,
Que todo lo nutre sin pretenderlo.
Se contenta con los lugares inferiores que la gente desdeña.

Por eso es como el Tao.

Al morar, vive cerca del suelo.
Al pensar, mantente en lo simple.
En el conflicto, sé considerado y generoso.
Al gobernar, no intentes controlar.
Al trabajar, haz lo que disfrutes.
En la vida familiar, permanece plenamente presente.

Cuando te contentes con ser simplemente tú mismo,
Y no te compares ni compitas,
Todos te respetarán

9
Llena tu cuenco hasta el borde
Y acabará rebosando.
Afila de continuo el cuchillo
Y lo harás romo.
Persigue el dinero y la seguridad
Y tu corazón jamás podrá liberarse.
Persigue la aprobación de la gente
Y serás su prisionero.

Haz tu tarea, después retírate.
He aquí la única senda hacia la serenidad.

10
¿Puedes disuadir a la mente de su vagabundeo
y permanecer en la unidad original?
¿Puedes dejar que tu cuerpo se torne flexible
como el de un recién nacido?
¿Puedes limpiar tu visión interior
hasta ver sólo la luz?
¿Puedes amar a la gente y guiarla
sin imponer tu voluntad?
¿Puedes afrontar los asuntos más vitales
dejando que los eventos sigan su curso?
¿Puedes distanciarte de tu propia mente
para así comprenderlo todo?

Dar nacimiento y nutrir,
Tener sin poseer,
Actuar sin expectativas,
Dirigir sin controlar:
Esta es la suprema virtud.

11
Unimos los radios en una rueda,
Pero es el agujero central
Lo que permite que el carro se mueva.

Torneamos la arcilla para hacer una vasija,
Pero es el vacío interno
Lo que contiene aquello que vertemos en ella.

Hincamos estacas para construir una cabaña,
Pero es el espacio interior
Lo que la hace habitable.

Trabajamos con el ser,
Pero es el no-ser lo que usamos.

12
Los colores ciegan el ojo.
Los sonidos ensordecen el oído.
Los sabores nublan el gusto.
Los pensamientos debilitan la mente.
Los deseos marchitan el corazón.

El Maestro observa el mundo
Pero confía en su visión interior.
Permite que las cosas vengan y vallan.
Su corazón permanece tan abierto como el cielo.

13
El éxito es tan peligroso como el fracaso.
La esperanza es tan hueca como el miedo.

¿Qué significa que el éxito es tan peligroso como el fracaso?

Tanto al subir como al bajar un peldaño
Tu posición es inestable.
Sólo con los dos pies en el suelo
Conservarás siempre el equilibrio.

¿Qué significa que la esperanza es tan hueca como el miedo?

La esperanza y el miedo son fantasmas
Que surgen de pensar en el yo.
Cuando dejamos de vernos como un yo,
¿Qué hay que temer?

Ve el mundo como tu yo.
Ten fe en cómo son las cosas.
Ama al mundo como tu yo;
Entonces podrás cuidar de todo.

14
Mira, y no podrás verlo.
Escucha, y no podrás oírlo.
Extiende tu mano, y no podrás asirlo.

Arriba, no es brillante.
Abajo, no es oscuro.
Sin fisuras, innombrable,
Retorna siempre al reino de la nada.
Forma que incluye toda forma,
Imagen sin ninguna imagen,
Sutil más allá de todo concepto.

Acércate y no hallarás un comienzo;
Síguelo y no hallarás un final.
No puedes conocerlo, pero puedes serlo
Asentándote en tu propia vida.
Simplemente date cuenta de tu origen;
Esta es la esencia de la sabiduría.

15
Los antiguos maestros eran profundos y sutiles.
Su sabiduría era insondable.
No hay forma de describirla;
Lo único que podemos describir es su apariencia.

Eran cautelosos
Como quien cruza un arroyo helado;
Alertas, como un guerrero en territorio enemigo;
Atentos, como un huésped;
Fluidos, como el hielo derritiéndose;
Modelables, como un leño.
Receptivos, como un valle.
Claros, como el agua.

¿Tienes la paciencia de aguardar
a que tu fango se decante y el agua sea clara?
¿Puedes permanecer inmóvil
hasta que la acción justa aflore por sí misma?

El maestro no aspira a la plenitud.
Sin aspirar, sin expectativas,
Está presente y a todo da la bienvenida.

16
Vacía tu mente de todo pensamiento.
Que tu corazón quede en paz.
Observa la profusión de seres,
Mas contempla su retorno al origen.

Cuanto ser separado mora en el universo
Retorna a la fuente común.
Retornar a la fuente es serenidad.

Si no conoces la fuente,
Tropiezas con la confusión y la pena.
Cuando conoces de donde provienes,
De modo natural te vuelves tolerante,
Desinteresado, divertido,
De corazón cálido como una abuela,
Digno como un rey.
Inmerso en la maravilla del Tao
Puedes afrontar cuanto la vida te brinda;
Y cuando la muerte llega, estás dispuesto.

17
Cuando el maestro gobierna,
La gente apenas percibe su existencia.
Inferior gobernante es aquel que es amado.
Inferior más aún el que es temido.
El peor, el despreciado.

Si no confías en la gente,
La gente pierde su confianza.

El maestro no habla; actúa.
Cuando su tarea concluye,
La gente dice: “Asombroso:
¡lo hicimos nosotros solos!”

18
Cuando el gran tao es olvidado
Aparecen la bondad y la piedad.
Cuando la sabiduría del cuerpo declina,
La inteligencia y el conocimiento toman el mando.
Cuando no hay paz en la familia
Comienza la piedad filial.
Cuando el país cae en el caos
Nace el patriotismo.

19
Desecha la santidad y la sabiduría,
Y la gente será cien veces más feliz.
Desecha la moralidad y la justicia,
Y la gente hará lo correcto.
Desecha la industria y el provecho,
Y no habrá ladrones.

Si estas tres cosas son insuficientes,
Permanece en el centro del círculo
Y deja que las cosas sigan su curso.

20
Deja de pensar, y finalizarán tus problemas.
¿Qué diferencia hay entre sí y no?
¿Qué diferencia hay entre éxito y fracaso?
¿Debes valorar lo que otro valoran,
evitar lo que otros evitan?
¡Que ridículo!

Los demás se agitan
Como si se hallaran ante un gran desfile.
Sólo yo me despreocupo,
Sólo yo permanezco inexpresivo
Como un niño antes de descubrir la risa.

Otros tienen lo que necesitan;
Sólo yo no poseo nada.
Sólo yo vago sin rumbo
Como alguien sin hogar.

Soy como un idiota, mi mente está vacía.
Otos brillan;
Sólo yo soy oscuro.
Otros son agudos;
Sólo yo soy lerdo.
Otros tienen ideas claras;
Sólo yo ignoro.
Voy a la deriva como una ola en el mar;
Viajo sin propósito, como el viento.

Soy distinto de los demás.
Bebo de los pechos de la Gran Madre.

Explore posts in the same categories: Lo "Serio", Pensar al Revés

One Comment en “El Poder del No Hacer”

  1. No-Vidente Says:

    Esto sería posible, si comprendíeramos, a capacidad, lo que significa el concepto de la nada. Cuando nos despojemos del YO, de lo MIO y de las ideas de producción y obtención de materia, seremos capaces de admirar las cosas y no tener la maníade estar siempre interviniendo, como si fuérams niños que hurgamos mocos en la nariz de la vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: