Democracia…

“La democracia, ese curioso abuso de la estadística” Jorge Luis Borges
“¿Sabe cuántos sueños rotos caben en urnas de cartón?¿Para qué cuentan los votos si se repite la ecuación?” Ricardo Arjona

Al hablar de este tema no puede ignorarse la aspiración infundida en las masas por ciertos burgueses del siglo dieciocho. Esa aspiración tan conveniente para una clase ansiosa de poder que necesitaba un fundamento sobre el cual legitimizarse: un gobierno que actuara para su provecho y no para el de otro. Cabe decir que esa era la misma necesidad que impulsaba tanto a los burgueses del dieciocho como a los nobles ingleses que limitaron el poder de su monarca con la Carta Magna algunos siglos antes.

Sin embargo, había algo que los burgueses modernos y los nobles medievales tenían, pero les faltaba a las masas del siglo de las luces (y falta a las del 21) una fuente de poder político. Los señores feudales ingleses tenían sus soldados y sus alianzas, los burgueses de la ilustración tenían control del dinero y a las masas. Los burgueses individuos del puedlo llano compartían con ellos dos cosas. Una era la ambición de ser beneficados, la otra, esa caraterística tan humana que es la inconformidad. El paso crucial era lograr que las masas se sintieran en control.

Entra la estadística.

La sugerencia de este recurso resultó más que conveniente. La necesidad de concenso quedaba eliminada , no había necesidad de gobernar en favor de la totalidad del pueblo ni buscar con censo. Sólo había que alcanzar un número, la mayoría. En los Estados Unidos actuales, donde solo la mitad de los que pueden votar decide hacerlo basta con tener el apoyo de un poco más de la mitad de la mitad de las masas para apoderarse del trono. O tal vez solo el apoyo de la burguesía inflada que son las multinacionales, cuyos altos ejecutivos son más ricos de lo que pudo haber soñado el más poderoso monarca medieval y no tienen que preocuparse por tener soldados. Las masas se los suplen. Son esas empresas las que producen la computadora con la que escribo y los medicamentos con los que mis abuelos han logrado alcanzar la edad que tienen.

Pero cabe preguntarse si podría ser diferente. Cabe reconocer nuestro verdadero lugar como miembros de las masas en este siglo que comienza. Tal vez deberíamos aprovechar los recursos que los tiempos nos han dado para algo más que entretenernos y sobrevivir en nuestros lujosos corrales tecnológicos.

Tenéis un blog, quejáos en serio, no para la satisfacción de mostrar vuestra inconformidad, que fue lo que llevó a las masas del dieciocho a legarnos nuestra preciada democracia, sino al menos intentando crear una nueva conciencia. Tal vez, como dijo V en la película sobre su Vendetta, solo baste con miraros al espejo para hallar a los culpables de las cosas por las que tan humanamente nos quejamos.

Explore posts in the same categories: Lo "Serio", Pensar al Revés, Política y otras manías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: